Ahorrar en la compra del super

Muchas veces hemos comprado de más. De lo que teníamos en mente, hasta lo que al final hemos comprado, hubo un abismo… eso sin contar que alguna vez hemos llegado a casa con las bolsas llenas y al final no hemos comprado aquello que hemos ido a buscar.

Existen unos pequeños truquillos para evitar que esto suceda:

– Haz la compra después de haber comido (comida, merienda o desayuno… da igual). El asunto es ir con el estomago satisfecho. Así evitaremos que la comida nos entre por los ojos y comprar de más, tanto en la cantidad que necesitamos como en la diversidad de productos similares.

– Lleva una lista de la compra. Con esto y un poco de fuerza de voluntad, compraremos únicamente los productos que nos hacen falta (y se supone que al estar anotados, son necesarios).

– Cuidado con los productos de caja. Estos productos son estudiados para crear la “necesidad” de ellos. Suelen ser productos sin mucho valor monetario, ya que emplean “el capricho” para su venta. Así que para evitarlo, yo suelo preguntarme si realmente necesito o si dentro de una hora voy a seguir queriendo “eso”.

– Vete cuando haya poca gente. Evitaremos la molesta cola, y el ir a “buscar eso que se me olvidó o me apetece”.

– Haz el supuesto recorrido al revés. Según se entra en la tienda, los consumidores tendemos a seguir una ruta. Al principio, y con el carro vacío, nos permitimos más “lujos”. La tienda nos guia por donde quiere, poniendo esos productos que son prescindibles al principio. Haciendo la ruta al revés conseguimos que eso que veríamos al principio como algo que podremos comprar (ya que aún queda casi todo el presupuesto) nos lo planteemos si queremos comprarlo o no (el presupuesto para caprichos se ha mermado al llevar la compra casi terminada).

compra

Imagen internet

 

Avatar

Acerca de Danielo

Gestor de Contenido Web
Marcar el enlace permanente.

2 comentarios

  1. pues vete a comprar sin guisantes.
    ;P

  2. Jé, ni llevándolo anotado, ni haciendo la ruta al revés consigo yo que NADA y digo NADA de los antojos de mis guisantes se les olvide, siempre cae algo que no está en la lista. Menos mal que no son muy pedigüeños y yo no soy tan sota de bastos.

Deja una respuesta