Albarracín

2703860313_b42bf10523El pueblo se adapta de un modo difícil de superar al paisaje que lo rodea, en la provincia de Teruel (Aragón). Un lugar donde caminar hasta perdernos en el tiempo.

Albarracín ha logrado mantenerse a lo largo de la historia como un pueblo maravilloso. El trazado medieval de sus calles, el color rojizo de sus casas y esas calles empedradas donde se respira paz y tranquilidad.

Cada casa, cada calle, cada rincón nos hacen retroceder al pasado, a una época en la que Albarracín brillaba con luz propia. La villa, totalmente amurallada, durante siglos fue fortaleza prácticamente inexpugnable.

Lo más destacado es la arquitectura tradicional: entramados de madera, fachadas y paredes de yeso rojizo, pequeñas ventanas, rejas y otros elementos funcionales u ornamentales de forja, como los llamadores de las puertas, y los trabajados aleros de madera, que dan un color característico al conjunto.

El mejor ejemplo es la Casa de la Julianeta, inspiración para muchos pintores y probablemente una de las casas más fotografiadas de España.

Entre sus monumentos más importantes destacan la catedral, el castillo y las murallas, la Torre del Andador y la Torre de Doña Blanca. Y es que Albarracín es un espectáculo en sí mismo.

Avatar

Acerca de Administrador

Ondabit Radio
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta