Bill Cosby el depredador

Bill Cosby

Su lado oscuro resultó más tenebroso de lo que ningún guionista de Hollywood hubiera logrado elucubrar. Lo suyo es un descenso paulatino a los infiernos, una pérdida irrevocable del prestigio acumulado durante toda una vida en pleno proceso de vejez, sin que haya, a simple vista, marcha atrás. Lo que comenzó como un tímido caño de rumores y de acusaciones aparentemente baldías se ha transformado en un río de aguas negras que amenazan con convertir los últimos años de Bill Cosby en un calvario, mientras un nutrido grupo de mujeres clama justicia, por una cadena perpetua.
Bill Cosby, el depredador | EL MUNDO.

Marcar el enlace permanente.

Un comentario

  1. Es triste y doloroso que pasen estas cosas, y lo hace más impactante para la sociedad que sea alguien famoso, pero si todo es cierto a nadie le debería salvar la fama ni la influencia política de la justicia, y digo esto porque hay mucha gente que acaba idolatrando a este tipo de gente, pensando quizá que sean dioses, cuando no son más que personas como cualquier otra, viva en una mansión o en una caja de cartón, salga por la tele o no la conozca ni dios, podridos hay en todas partes y quizá a veces la mierda llueva de arriba…

Deja una respuesta