“Desahogar” la ira no es buena solución

El cine, los medios de comunicación y algunos libros de autoayuda han popularizado, con poco o nulo fundamento científico, la idea de que es necesario desahogar la ira de forma controlada, para evitar que explote de forma incontrolada. Golpear una almohada, retorcer una toalla, proferir gritos, son algunos de los remedios que se sugieren.

ira1La mayoría de los estudios realizados sobre esta cuestión, de forma especial a partir de la década del 70, concuerdan en que la expresión de la ira no disminuye las tendencias agresivas y que más bien, empeora el problema. Expresar o liberar la ira, más que tener un efecto purificador, suele aumentar la probabilidad de que reaparezca, así como su intensidad, y puede transformar un conflicto menor en uno mayor…

Los que piensan que es bueno expresar la ira y que no resulta saludable quedársela dentro, tienen razón exclusivamente en la segunda parte de la afirmación, pues el guardar y rumiar interiormente los sentimientos de ira también es negativo. No hay que desahogarla de este modo, pero tampoco tragársela: existen estrategias y técnicas eficaces para controlar la ira de forma adecuada.

Avatar

Acerca de Administrador

Ondabit Radio
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta