El arte de no entender.

¿No os ha pasado alguna vez que por mucho que leeis algo llegais a la conclusión de que no entendeis nada?. A eso le llamo yo ” el arte de no entender”.
Normalmente ocurre lo siguiente: uno se levanta con ánimos suficientes como para vencer a la adversidad en todas sus formas, se sienta frente a cualquier fuente de información, y va viendo poco a poco mermadas sus mejores cualidades para dejar paso al desprecio, la indiferencia y la pena-penita-pena ( como diría la faraona Lola Flores, no la de Egipto)
Leer los periódicos es casi un ritual parafílico, ya sabiendo lo que te vas a encontrar y aun así desoyendo los consejos de tu salud mental.
No es necesario molestarse en entender un carajo, y llegado el caso, con tal de leer un poco en la wikipedia ya eres doctor cum laude honoris causa en el arte de la cría de la hormiga subsahariana.
Parece que escuchar y pensar a la vez ha dejado de estar de moda, con todo lo que ello conlleva. No es que las personas hayan perdido esa capacidad, no sería justo infravalorar al último reducto de seres humanos que aún son conscientes de la inexactitud de todo cuanto creen conocer, es que se ha convertido en un lujo innecesario llegada la hora de comprender. Tantas veces lo vulgar está a la orden del día que por desgracia se ha convertido en una costumbre, y lo mundano, mezclado con lo fingido, da como resultado un cóctel de ignorancia, atrevimiento y falta total de escrúpulos.
Yo me paso el día entero pensando que lo más probable es que la esté cagando con cada palabra que digo, es más, posiblemente mañana este mismo texto tendría otros ejemplos y otras ideas y precisamente por eso no salgo de mi asombro cuando me topo con tanta ‘verdad’.
A veces entender lo más sencillo me cuesta un triunfo ( y no me refiero a la operación T).
Dar las gracias a mis wikipedias particulares que me hacen entender cosas tan “sencillas”.

Avatar

Acerca de Clarola

Gestora de contenido web
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta