El primer sindicalista que entra en la carcel desde el franquismo

 

Carlos Cano, condenado junto con María del Carmen Bajo a tres años y un día de prisión por su participación en un piquete informativo del 15M durante la huelga general de 2012, se ha entregado hoy voluntariamente en el Centro de Inserción Social Matilde Cantos para ingresar posteriormente  en el centro penitenciario de Albolote (Granada), después de que el juzgado de instrucción número 1 de Granada apremiara la ejecución de su sentencia. Cano se convierte así en el primer sindicalista que entra en la cárcel desde el franquismo, toda vez que el último caso que se conoce data de 1973.

Más información pinchar en la foto:

carlos-cano-15m-sindicalista-cárcel

Marcar el enlace permanente.

3 comentarios

  1. Yo no soy amigo de huelgas generales, más que nada porque no sirven para nada, avisar meses antes a una empresa de que no vas a trabajar…una empresa es capaz de absorber eso, por otra parte ese día quien quiera trabajar totalmente libre de hacerlo y no se le debería mirar mal cada uno tenemos nuestras razones.

    A mi modo de ver la gente de los piquetes tienen el coco sorbido y son capaces de sentirse con el derecho hacer tales cosas, pero por otra parte tampoco creo que valga 3 años de cárcel…si una multa o trabajos sociales…pero la pena me parece desmesurada.

    Pero bueno a estas horas este señor ya ha sido indultado…

  2. De nuevo, una cosa son los derechos y otra el modo de ejercerlos.
    Derecho a la huelga tenemos todos, al igual que derecho al trabajo.

    Liante nos comparte su experiencia, y yo os comento otra de la que fui partícipe y viví en primera persona. Un día de huelga general en el que la empresa en la que trabajo -de capital alemán- decidió no abrir, aproveché el día “libre” para ir a comprar a un supermercado de Avilés.
    Había piquetes informativos en la entrada del comercio, instando a la gente a no acudir a comprar y blablabla… viendo que los clientes pasaban de sus recomendaciones, ni cortos ni perezosos entraron directos a la sección de bebidas y pusieron unos petardos explosivos en mitad del pasillo.
    Las botellas reventaron por los aires. Los clientes salimos por donde entramos. Y aquí viene lo bueno ; ), la empresa dueña del supermecado -OJO!!- calculó el gasto del destrozo ocasionado e hizo dividendos entre los empleados, restándoles de su sueldo el % correspondiente.

    Parece de chiste, pero no lo es. Uno de los sindicalistas “pacíficos y piqueteros” que pusieron el petardillo salió de rositas, sin cargos ni sanción alguna… pero es que su mujer -precisamente- era una de las cajeras del comercio, y cuando a final de mes le llegó a su señora la nómina mermada, denunció a la empresa por impago ilícito. JÁ.

    Moraleja, ¿cómo era eso de la viga en el ojo y la paja en el ajeno?.
    Pues eso. Derechos sí, pero con cordura y respeto para TOD@S.

  3. Personalmente la noticia no me molesta, si no que ratifica que algo justicia si que tenemos.
    ¿Que por que pienso asi?, fácil en este país hay muchos cafres y si te pasas, pues lo suyo es pagar.
    Esos sindicalistas informativos que van de tíos justos que reivindican los “derechos” y sus nobles gestas en virtud de los trabajadores,eso es como se venden algunos.
    Sus sindicatos inventan cursos de sexadores de pollos ficticios para desviar dinero publico y que cosas, pagan indemnizaciones a sus propios trabajadores de 20 días por año jaaaaaa “mira si les ha venido bien las reformas laborales que tanto pitaban por las calles”.
    Os contare mi experiencia con un cafre de estos,día de huelga general y uno que tiene 2 hipotecas mas créditos de maquinaria y de aval su puñetera vivienda y ningún derecho ” ni paro ni
    indeminizaciones ” va a trabajar.
    Estamos en un país libre,hay derecho a la huelga y derecho a trabajar ,me encuentro en el polígono con barricadas con fogatas de neumáticos como si estuviéramos en guerra , parando el trafico y amenazando,ese día cruce algunas palabras con algún
    cafre de estos con banderita ,aporreo de capo de coche, pero fui a trabajar.
    Empiezo la faena y me vienen a la puerta de mi nave estos “informativos” armados eso si, con unas carpetas donde apuntaron que la nave numero tal estaba trabajando.
    Sali, hable con ellos y les comente que era autónomo y trabajaba solo “seria mas importante que el empresario del corte ingles” su respuesta a lo Alcapone, si curras atente a las consecuencias.
    Al final cerré la puerta de un portazo y ese día
    no trabaje -al día siguiente me toco echar 14 horas-.
    Esa noche en el telediario, el seguimiento ha sido un éxito,con métodos mafiosos fijo que asi seria.
    Al día siguiente las naves que trabajaron tenian grafitis y los bombines de las puertas siliconados.
    Ese día me comí vuestras muecas ,hoy leyendo esto os coméis la mía,el que la hace la paga, mas tarde o mas temprano.
    Y como final a estos defensores de derechos ,si queréis que respeten vuestros principios o vuestra lucha,respetad antes los derechos de los demás.

Deja una respuesta