Fluye

Del mismo modo que el agua corre por los rápidos… y se mantiene en calma en los llanos.

A mi modo de ver, debemos adaptarnos a las situaciones que se nos vienen para, bien enfrentarnos a ellas del mejor modo posible, o bien para disfrutarlas.

Porque todo tiene su lado positivo (también negativo) aunque no lo sepamos ver.

Porque siempre, siempre, siempre después de la tormenta, llega la calma.

Image and video hosting by TinyPic

Avatar

Acerca de Danielo

Gestor de Contenido Web
Marcar el enlace permanente.

2 comentarios

  1. Avatar
    Hechicero_Loco

    Comparto el comentario con Volcan, así que desde mi caverna te animo a que sigas colgando escritos, que lo haces genial.

    Dos abrazos, ea.. para no ser menos jejeje

  2. Que fantástica definición. Eso va evocado a la especie humana, que a veces nos exacerbamos en conflictos internos, sin una mera reflexión del porqué de tales aconteceres en nuestra existencia.
    Grandes tormentas pasan por nuestra mente, y nos creemos que en ellas sucumbiremos. Pero la realidad, es otra. Y es que a veces, esas tormentas, que nos parecen tan feroces, se aplacan y se convierten en plena bonanza, la cual aplacará nuestras inquietudes y desavenencias.

    Me gustan todos tus escritos Danielo, tienen algo muy especial, que no sé cómo explicarlo.

    Enhorabuena.
    Un abrazo. Volcán

Deja una respuesta