Huerto urbano

urbano

Fotografía extraída de internet

No tenemos porqué renunciar a comer de nuestras cosechas, a pesar de que vivamos en un piso.
Simplemente disponiendo de un pequeño espacio, podemos tener un pequeño huerto. El lugar ideal en un piso sería de un balcón si se dispone de él.

El modus operandi es sencillo. Se coge una maceta, se le hace un agujero en la parte inferior, se pone un poco de gravilla y luego tierra fértil.

Una vez tenemos esto, tenemos que mirar que es lo que queremos plantar. En los viveros existen diversas variedades… podemos decantarnos por tomates, o pimientos, o fresas… según la temporada y la disponibilidad de luz (directa o indirecta del sol) y espacio que tengamos.

Cuidarlo regularmente según nos indican  y con poco esfuerzo, podremos disfrutar de nuestra propia cosecha (que puedo asegurar que el sabor es increíble)

Avatar

Acerca de Danielo

Gestor de Contenido Web
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta