Opinión Educativa.

1381674_10202405859610824_1205990096_nEspaña se ha convertido en un país triste y maleducado. Los argumentos de la razón valen menos que los instintos bajos, la mentira y la desmesura. La educación tiene problemas en España porque el país lleva años sometido a una pedagogía del egoísmo, el sectarismo y la insolidaridad que es incompatible con las ilusiones de la convivencia.

Es paradójico oír al ministro Wert diagnosticar con datos estadísticos manipulados los males de la educación española. Él mismo es el síntoma más claro del problema.
No fuerzo las cosas si uno en mis reflexiones los dos acontecimientos que marcan la actualidad española: la reacción que ha provocado la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo sobre la ‘doctrina Parot’ y los motivos que han llevado a la jornada de Huelga del día 24 octubre, convocada por todos los sindicatos y por todos los sectores del sistema educativo.

El sectarismo y la manipulación de la derecha han impedido a lo largo de toda la democracia un pacto por la Educación entre los agentes sociales, los sectores profesionales y los grupos políticos. Cuando ha tenido el poder, ha impuesto en solitario sus creencias, y cuando estuvo en la oposición se negó a sumarse al diálogo. En el poder y en la oposición, se quedó sólo con su sectarismo para defender una educación sometida al catolicismo, las diferencias clasistas y la degradación del sistema público. El bien común le interesa menos que la defensa de los privilegios de sus élites.

1395332_10202408597319265_1103434369_nLa educación que defiende el ministro Wert es tan poco equilibrada, tan poco democrática, tan demagógica como la reacción provocada en España por una sentencia justa del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Avatar

Acerca de Clarola

Gestora de contenido web
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta