Recordando 11 M

No creo que nadie se haya olvidado del polvo, del miedo, del terror, de las cenizas, del olor a piel quemada, de los teléfonos colapsados, de la sangre, del vagar perdido, de la incomprensión, de la puta impotencia, del caos, del dolor, de la catástrofe, del cielo de aquel día, de las miradas perdidas, de sumirse incondicionalmente a la tristeza, de ir asumiendo cada minuto la aparición de muertos y mas muertos, de las carreras, el ruido, el silencio, los zapatos perdidos, los hierros retorcidos como mantequilla, la locura de querer saber si mi hijo o mi marido o mi mujer o mi hermana están bien.
Fatídico día en el que despegaron varios trenes al cielo, cargados con 192 personas, hacia la luz.
Aquí se quedan los mas de 2000 heridos y los mas de 250 mil afectados por la depresión que aquello nos echó encima…

Desde aquí nuestro pequeño homenaje a todas esas personas que volvieron a nacer ese día, a todas esas familias que perdieron un ser querido y a todas esas que a pesar de los años aún siguen teniendo secuelas.

Infinitos besos e infinitas fuerzas!!!.

La Administración.

Avatar

Acerca de Clarola

Gestora de contenido web
Marcar el enlace permanente.

Un comentario

  1. Un poco tarde, pero no podía dejar de comentar esta noticia. En sí es algo que personal y familiarmente me afecta mucho.

    No puedo rezar por los que fallecieron. Hay ciertas cosas en la vida en las que no creo, más mi pensamiento está en ellos y en sus familiares y, quizá no valga para nada, pero creo sinceramente que mientras recordemos a nuestros muertos éstos JAMÁS morirán. D.E.P.

    Me uno al homenaje que hace la Administración de OndaBit y dejo un recordatorio canalla: la goma 2 eco que hizo explosionar los trenes salió de una mina de aquí al lado -Asturias-. Un malnacido la robó y vendió por cuatro perras sin preguntar siquiera para qué la querían los “compradores”. Jodió (con perdón) la vida de muchas personas; no tiene comparación, pero no solo las que viajaban en los trenes.

    Esperemos la Justicia sea justa por una vez, aunque viendo el panorama actual en nuestro país risa me da. 3000 años de cárcel, que quedan en 40 reales, y con el 2º grado concedido gracias a “buena conducta, cursillos, integración, blablabla”, el preso opta a salir a la calle a partir de los 10 años de condena cumplida. No cumple 15 años íntegros de condena. ¿Justicia?, JÁ!.

    Lo dicho, me uno al homenaje de la Administración.

Deja una respuesta