Revista National Geographic

Cuando simula su deceso, la zarigüeya también atrae el olfato del depredador. Los animales muertos pueden albergar bacterias peligrosas y otros organismos dañinos, así que muchos depredadores evitan comerlos, instintivamente. (Foto: Jay Ondreicka)

#photo #photos #pic #pics #picture #pictures #snapshot #instagood #picoftheday #photooftheday #color #all_shots #exposure #composition #focus #capture #moment #animals #animal #cute #instagood #animales #cute #love #nature #animallovers #ngenespanol #natgeolatin Enlace

Marcar como favorito enlace permanente.

Comentarios cerrados.