Un chiste de la mano de Loly

Una pareja acude al ginecologo y, tras sentarse en la consulta del especialista, comenta el marido:

– “Mire, dostor, es que tenemos un poblema: mi mujer y yo queremos tener condescendencia, pero no sabemos si es porque soy omnipotente o ella es histerica. Hace tiempo fuimos a otro dostor y nos dijo que mi mujer tenia la vajilla rota y la emperatriz subida. Como, ademas, a ella la operaron de la basilica balear, no sabemos si eso puede influir, y tambien
a mi hace anos me operaron de la protesta y a lo mejor me han dejado escuelas en el cuerpo”.

El hombre continua con su discurso:

– “Nos recomendaron ir a un medico de Boston, que era muy bueno, y mire uste, en cuanto entramos en la consulta había alli dos ordenadores conestados a una antena paranoica. Despues, a mi mujer le hicieron una coreografia y el medico nos dijo que no veia nada raro. Entonces, nos recomendo que hicieramos el cojito y, 15 dias ella y 15 dias yo, hicimos el cojito, pero nada. Nos volvimos para aqui y otro dostor nos recomendo hacer vida maritima y nos fuimos de Vigo a Bilbao y en todas las playas haciamos vida maritima, pero no habia suerte. Ademas, mi mujer hace tiempo tuvo un alboroto, y a lo mejor eso ha influido”.

Pese a todo, yo creo que mi mujer es frigorifica, porque nunca llega al oregano”, y eso pese a que yo soy impenitente..

El ginecologo, ironico, les responde:

– “Me parece que usted lo que tiene es un problema de especulacion atroz”.

Despues fueron a otro medico de San Francisco que les dio una receta despues de verles hacer el amor; cuando vinieron a Espana fueron a la farmacia con la receta que les habia dado el medico y pideron Trioterole, el farmaceutico les dijo que no sabia que medicina era esa y les pidio ver la receta, ponia:

“TRY THE OTHER HOLE”, para los no anglofilos como yo: “INTENTELO POR EL OTRO AGUJERO”.

Avatar

Acerca de Clarola

Gestora de contenido web
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta