Volcan tirando los bosques a clarola disfrazado de Atalaya.

Eres la mujer de rojo. La que me haces sufrir. Por lo mucho que te quiero. Y tú te burlas de mi.

No seas tan arisca, y déjate querer. Que aunque sea como amigos, nos hará mucho bien. No seas orgullosa, y dame tu bondad. Que con tantos desprecios, mi alma dañarás. En mi corazón noble, no existe la maldad, y si tú me lo hieres, de pena morirá.

Radiante sol de primavera, donde mi alma desespera, por tantos desdenes tuyos, me arcano entre quimeras, sin tener ya la certeza de que un día me quieras. Y en esa triste añoranza, me retiro a mi aposento, donde dormiré mi pena.

Bésame con tanta locura, que mi alma bien te añora, si esos besos que me das, el cuerpo me lo acaloras.

Cuando me miran tus ojos, mi cuerpo se me estremece, con el roce de tus manos, ya soy tuyo para siempre.

Cada noche entre mis sueños, palpita mi corazón, y a mi lado yo te siento, amándote con pasión

Quisiera vivir contigo Una noche de lujuria, Y sentir como tu cuerpo Se amolda a mi locura.

Añoranzas de tu cuerpo Por quererlo junto a mí, Para estrecharte en mi brazos, Y hacerte muy feliz.

Esta pasión me domina. Está pasión me devora. Déjame besar tus labios, Y embriagado quedaría.

Las estrellas en el cielo, Brillan en gran magnitud, Pero más resplandece tu imagen, Que me irradia con su luz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Avatar

Acerca de Clarola

Gestora de contenido web
Marcar el enlace permanente.

Un comentario

  1. Bueno, como la mujer de rojo soy yo, debido a un par de vestidos que tengo en ese color, contestaré a este post.
    He de reconocer que anoche me reí mucho.
    Yo nunca he querido hacer sufrir a nadie, pero entiendo que decir lo que pienso de esa forma tan espontánea con la que lo hago,acarree que ciertas personas se sientan ofendidas, molestas, o incluso doloridas.
    Yo no me burlo de nadie. Me enseñaron que para tenerme respeto a mi misma había que respetar primero a la otra persona y eso es lo que hago.
    ” No hagas nada que no te gustarían que te hicieran a tí”.( decía mi abuela).
    Que nadie se moleste y que nadie se ofenda.
    Este poema lo comparto, con todas esas PERSONAS que alguna vez pusieron el color rojo en sus ropas.

Deja una respuesta